También se secuestró documentación probatoria, dólares y armas de fuego. Siguen los procedimientos.


Este viernes, por orden de la fiscalía que lidera Rubén Caro, la Policía de Córdoba llevó a cabo más de 30 allanamientos para desarticular una banda de delincuentes que se dedicada en la provincia a robar autos de alta gama para luego comercializarlos en otras regiones del país e incluso en el exterior.

De acuerdo con lo anticipado por el propio funcionario judicial a Mitre 810, se llevaron a cabo más de 30 allanamientos en distintos puntos de la ciudad y el interior, lo que derivó en 18 personas detenidas y otras ocho que se encuentran prófugas.

“Esta banda se dedicaba al robo de autos de alta gama, hemos secuestrado en los procedimientos documentacion probatoria, armas, dinero en efectivo, dólares y varios elementos probatorios de los ílicitos”, remarcó el fiscal.

Desarticulan en Córdoba a megabanda que robaba autos de alta gama. (Policía de Córdoba)

Los allanamientos continuarán este miércoles tratando de dar con las personas que se encuentran prófugas.

Más de 500 policías participaron del operativo y fueron convocados en la mañana de este miércoles para llevar a cabo todas las tareas que derivaron en este resultado.

Desarticulan en Córdoba a megabanda que robaba autos de alta gama. (Policía de Córdoba)

Lo secuestrado. Fueron secuestrados seis vehículos, cuatro armas de fuego, 61 celulares, 220 mil pesos, 3.446 dólares, 210 euros, 12 computadoras, cinco antenas inhibidoras y chapas patentes apócrifas, dos handies y dos chequeras.

Cómo operaban. De acuerdo con lo que publica La Voz, la banda se dividía en “células”: los que levantaban los vehículos de la vía pública (Nueva Córdoba, Cofico, Güemes y Alta Córdoba, en la mayoría de los casos), los que “saneaban” los papeles, aquellos que llevaban los rodados de alta gama hacia el norte del país (la idea era pasarlos a Bolivia) y también quienes desguazaban algunos de estos vehículos.

Primero, uno se acercaba al vehículo “marcado” y le rompía un cristal lateral, para luego salir corriendo.

Bien cerca, en otro auto estacionado, otra parte de la banda seguía todo con atención.

Si la alarma dejaba de sonar y el propietario no aparecía, entraban en acción.

Con una caja electrónica especial, ingresaban en los rodados, desconectaban todo el tablero elecrónico y lo reconectaban a esta caja especial para luego arrancar




Comentarios