El médico cumple su tercer día de huelga de hambre con el apoyo de miembros del Consejo de Médicos, legisladores y Abuelas de Plaza de Mayo. 


Por tercer día consecutivo, el médico Carlos Pecas Soriano continúa con su huelga de hambre para pedir que la obra social provincial Apross le reintegre parte de lo invertido para una cirugía de prótesis ocular. Miembros de Abuelas de Plaza de Mayo, del Consejo de Médicos y legisladores se acercaron a dar su apoyo. 

El martes pasado, Sonia Torres, titular de Abuelas de Plaza de Mayo Córdoba visitó al ex jefe de Emergentología del Hospital de Urgencias. Desde el lunes, no ingiere más que líquidos y duerme en la sede central de la obra social de los empleados públicos de Córdoba. 

Por su parte, Carlos Amidei, miembro del Centro de Estudios de Recursos en Salud (Cersa) del Consejo de Médicos de Córdoba, firmó una carta dirigida a Raúl Gigena, director de Apross: “Usted se ha equivocado de adversario. No tiene ninguna posibilidad de instalar en Soriano la imagen de una persona corrupta, porque él ha destinado su vida a favor de los más necesitados“. 

El martes pasado, fuentes de la Apross difundieron un comunicado en el que acusaron a Soriano de presentar facturas falsas. Y amenazó con denunciarlo ante la Justicia. Pero más tarde, en declaraciones a La Voz del Interior, Gigena admitió que el parte de prensa “no era correcto”. 

“En lugar de escucharte, te calumnian –expresó Soriano–. Tratan de amedrentarte. Ante nuestra verdad, intentan decir falsedades. Yo no sólo peleo por mi causa sino por la de tantos afiliados que se acercaron para contarme sus padecimientos con esta máquina de impedir salud“. 

Este miércoles, a las 18, habrá una marcha de antorchas para aprobar el pedido de Soriano. Adhiere la Unión de Trabajadores de la Salud (UTS).


En esta nota:

Salud


Comentarios