Por Verónica Suppo. Empujados por la crisis, hay más de 5 mil coches que trabajan sin habilitación. Mueven por día más de 6 millones de pesos. 


En la puerta del Sanatorio Allende Cerro hay taxis estacionados que llegan desde Saldán y Villa Allende para trabajar. En el Hospital Córdoba, una cola de autos que simulan ser particulares, pero que espera para tomar pasajeros. Lo mismo sucede en el Hospital Tránsito Cáceres, con coches a la caza de usuarios. En Agustín Garzón y Río Segundo hay una parada que los mismos taxistas y remiseros denunciaron como el punto de encuentro de estos vehículos. Y en Villa El Libertador funciona una de las agencias más grande de la ciudad sin ninguna autorización. Todos en puntos bien distintos, pero bajo el mismo negocio: viajes ilegales. Un estudio del Sindicato Remiseros Córdoba reveló que en Córdoba hay 5.120 coches no habilitados, y el municipio informó a Día a Día que cada dos días se clausura una agencia no autorizada.

Un mapeo de la situación actual de las agencias ilegales, grupos o individuales que se lanzan a trabajar ya no sólo a las calles por un viaje, sino que cuentan con aplicaciones para celulares, oficinas montadas como remiserías, publicidades en las redes sociales y hasta cobros vía tarjetas de crédito muestra cómo opera este servicio paralelo, el que para los usuarios tiene un costo un 30 por ciento menos que taxis y remises. El estudio del Sindicato Remiseros Córdoba detalló que este sistema mueve por jornada laboral 6.656.000 pesos.

De acuerdo con la radiografía realizada por este gremio, con un mapa de la situación de cada uno de los barrios, hay unos 5.120 autos ilegales. Para llegar a este número, estimaron que hay unos 10 remises truchos por barrio y que cada uno de estos coches por día realiza un promedio de 15 viajes. Por lo que la recaudación al final de la jornada es 1.300 pesos.

“Hemos llegado a este estudio que lo presentamos en el Concejo Deliberante y en la Municipalidad porque de los 512 barrios que tiene Córdoba hemos arribado a la conclusión que, por lo menos, hay 10 autos ilegales por barrio”, precisó Víctor Taborda, del Sindicato Remiseros Córdoba. “No estamos en contra de los trabajadores y esto es producto de muchos factores, de la desocupación. Pero acá tenemos autos en la periferia, donde es cierto que no llegamos, así como en las puertas de los hospitales, como en paradas fijas”, agregó el dirigente sindical.

Por su parte, la jefa de la División de Vehículos Particulares del área de Control de Transporte, precisó que en lo que va de mayo se realizaron desde el municipio 15 operativos y clausuras de agencias de remises no habilitadas, y confirmó que hay un incremento de estos coches que trabajan no sólo en la periferia (ver página 3).

De acuerdo con el número que manejan los remiseros, Córdoba llega a unos 2.500 verdes autorizados, por lo que Taborda insistió con la idea de que se respeten los estudios para determinar cuántos verdes son necesarios cada 300 personas, así que como cuántos taxis.

El número en baja de los autos autorizados, de acuerdo con lo que explicaron los choferes, son los altos costos que tienen y las imposibilidades para cambiar el coche, por lo que en muchos casos terminan por depositar o entregar la chapa al municipio por seis meses. En la gran mayoría, no alcanzan en este lapso a juntar el dinero y completar los trámites para sacar un nuevo vehículo.

“A nosotros nos piden de todo, cuando hoy tenemos transportes que son para el traslado de pacientes crónicos que también trabajan en la vía pública. Tenemos los autos y combis que trabajan desde los hoteles al aeropuerto, además de la periferia, y nadie hace nada. Por eso llegamos a este estudio que muestra que este sistema paralelo mueve más de 6 millones de pesos por día”, aseguró Taborda.

A la suma de los ilegales, los conductores agregaron los problemas de los y remises que llegan desde las localidades vecinas, incluso con paradas a metros de la Mujer Urbana para ganar pasajeros en la zona del Sanatorio Allende Cerro.

Puestos fijos. En las mismas publicidades de las remiserías ilegales se ofrecen descuentos de hasta el 20 por ciento por pago en efectivo y folletos con paradas fijas, como en Armada Argentina (en una estación de servicio), en la plaza de barrio Inaudi, en Cacheuta y Villavicencio, en la Nores Martínez, en el Ala de Ruta 20 y en la Plaza de las Américas, en la misma garita de los coches interurbanos Lep.

En casi todas estas agencias, se ofrecen el servicio de solicitar los viajes vía una aplicación, como Auto Ya, que tiene dos líneas telefónicas, opera en casi toda la zona sur, responde los pedidos por WhatsApp y desde hace unos meses cobra con tarjeta de crédito, todo promocionado en su cuenta de Facebook y con folletos que se entregan en la vía pública. Desde la Municipalidad aseguraron que ya le secuestraron varios autos.

40 autos secuestrados. 

Los números en Control de Transporte municipal dan cuenta que el transporte ilegal en Córdoba capital va de la mano de la falta de empleos, ya que en algunos casos se secuestran autos particulares que trabajan como un rebusque laboral. Desde esta repartición se informó que en los últimos dos meses, se retiraron de la vía pública 40 autos y que en su mayoría pertenecían a remiserías ocasionales. También reconocieron que hay un aumento de este sistema no autorizado.

La jefa de la División de Vehículos Particulares confirmó que este número de autos fue interceptado mientras trabajaban en la vía pública o en paradas frente a una agencia ilegal.

También precisó en abril hubo 18 agencias clausuradas y que en mayo se sumaron 15.

En estos casos se realiza un primer operativo, cuando se produce el cierre del local y, luego, una segunda inspección por parte de los empleados municipales para corroborar que el local no vuelva a abrir.

Se llevan ya realizadas en los últimos 60 días clausuras de remiserías ilegales en los barrios Empalme, Villa El Libertador, Argüello, Ituzaingó, Comercial, Santa Isabel y San Roque.

Uber cordobés. El dueño de Auto Ya, quien pidió la reserva de su nombre, la agencia de remises más grande de Córdoba y que no está habilitada, contó a Día a Día que opera con más de 80 autos y que sumaron en los servicios el cobro con tarjetas de crédito. También dijo que pidió que el municipio los autorice. “Nosotros tenemos todos los papeles, los autos asegurados, los choferes identificadas. Queremos que nos permitan trabajan en regla, que nos autorice”, insistió.


En esta nota:

Córdoba Titulares


Comentarios