Quienes pidieron el beneficio fueron los ex represores Emilio Morard y Héctor Pedro Romero, en el marco del juicio de La Perla.


El Tribunal Oral Federal N°1 de Córdoba rechazó este miércoles otorgar el beneficio del 2×1 a los ex militares represores del Tercer Cuerpo del Ejército condenados a prisión perpetua Emilio Morard y Héctor Pedro Romero en el marco del juicio de La Perla. La decisión del tribunal liderado por el juez Jaime Díaz Gavier fue la misma que la adoptada la semana pasada en el caso de Arnoldo “Chubi” López, condenado a perpetua por el mismo juicio realizado culminado el año pasado.

Los pedidos de varios condenados se realizaron tras conocerse el fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación en el que Luis Muiña recibió el beneficio del 2×1.

Morard, de 71 años, nacido en Buenos Aires, fue sentenciado en agosto pasado al ser hallado culpable de la privación ilegítima de la libertad calificada y agravada, imposición de tormentos agravada por la condición de perseguido político de la víctima, homicidio doblemente calificado por alevosía, ensañamiento y por la pluralidad de partícipes.

También fue condenado por la desaparición forzada agravada por resultar la muerte de la víctima, la desaparición forzada de un menor de edad y coautor de torturas agravadas por la condición de perseguido político de la víctima.

Por su parte, el cordobés Romero -exmilitar y personal civil de Inteligencia del Ejército- fue condenado por la privación ilegítima de la libertad calificada por tratarse de un funcionario público y agravada por el uso de violencia. Además fue sentenciado por torturas agravadas por la condición de perseguido político de la víctima, homicidio doblemente calificado por alevosía y por la pluralidad de partícipes y la desaparición forzada agravada por resultar la muerte de la víctima.

También por la desaparición forzada de un menor de edad y por ser coautor de privación ilegítima de la libertad calificada por tratarse de un funcionario público y agravada por el uso de violencia y por haberse cometido para compeler a la víctima a hacer, no hacer o tolerar algo a lo que no estuviese obligada.

Aún quedan por resolver 16 pedidos de condenados por delitos de lesa humanidad, entre ellos la solicitud del represor Luciano Benjamín Menéndez, que fue presentada ayer ante el mismo tribunal.




Comentarios