Se trata de 39 teléfonos y una tablet que, según la Policía, eran robados. 


A dos semanas de la balacera que acabó con la vida de Raúl Cortéz (46), conocido como “el Gordo Otto”, la Policía secuestró 39 teléfonos celulares y una tablet presuntamente robados en allanamientos en la Galería Norte de la ciudad de Córdoba.

“Se viene realizando trabajo en las galerías donde se produce la reventa de celulares sustraídos. El resultado fue 39 teléfonos celulares secuestrados de media gama como así también una tablet”, dijo en Mitre Córdoba el comisario inspector Marcelo Giuliano.

“Se trabajó con normalidad, como es habitual, y se procedió al traslado de los mismos a la comisaría primera”, añadió.

La muerte de “Otto” ocurrió en una playa de estacionamiento sobre la calle Catamarca, en la intersección con la calle República de Israel.

Varias cámaras de seguridad registraron el momento violento

(Foto portada Policía de Córdoba)






Comentarios