El hecho llamó la atención y gracias a la intervención de un vecino y de un policía, lograron detenerlo evitando que chocara. 


Varias personas que caminaban por el centro de Comodoro se sorprendieron al ver un auto que circulaba sobre la calle San Martín, de manera lenta y sin desviarse, siguiendo una linea recta. Lo llamativo es que no había un conductor frente al volante.

Colocaron un ladrillo para que dejara de avanzar.

Ocurrió en pleno centro de Comodoro y en principio nadie sabía explicar lo que sucedía. Un hombre identificado como Américo Jara -oriundo ole Río Gallegos-, que por casualidad caminaba por el sector observó el vehículo y con ayuda de un agente de la policía de apellido Almendra lograron detener la marcha del Chevrolet Onix.  El auto estaba cerrado, sin nadie en su interior y con el motor apagado. Simplemente se había deslizada por la leve inclinación de la calle.

Los transeúntes se vieron sorprendidos.

Para evitar que siguiera rodando, le colocaron un ladrillo hueco de una construcción cercana, esperando que se hiciera presente su propietario, algo que no ocurrió. Luego de una espera de al menos una hora, arribó la grúa y trasladó el vehículo al corralón, esperando que  posteriormente alguien lo reclamara.

El vecino y el policía detuvieron el auto.

Se pudo saber mas tarde que el propietario se acercó a la Dirección de Tránsito alertado de lo sucedido. Si bien no trascendió la identidad, si se hizo saber que se trataba de una persona mayor de edad que había olvidado colocar el freno de mano y había dejado el vehículo sin cambio. 

Finalmente la grúa s llevó el vehículo.




Comentarios