La llamativa acción se produjo en a Cámara Penal Nº 2. Mercedes Leguizamón, la mujer que había sido asaltada contó la situación.


Un llamativo hecho sorprendió a propios y a extraños en la Cámara Penal N°2 donde se desarrollaba con absoluta normalidad el debate judicial, hasta que la víctima de un asalto se paró y abrazó al hombre que estaba acusado de un “delito de robo calificado por el uso de arma”.

El gesto de Mercedes Leguizamón dejó atónitos a todos y además la mujer intercambio unas palabras con el muchacho de apellido Villacorta, que estaba siendo juzgado. La mujer después contó las razones de su acto.

“Es Dios el que obró en mi vida, y en la vida de este chico. No me arrepiento del perdón que le di, tengo mucha paz, no tengo miedo de que me vuelva a pasar. Tengo mucha fe de que este chico va a salir adelante. Le pedí tanto que se acerque a Dios para que cambie su vida”, expresó con mucha entereza.

“También pido por todos los jóvenes, que les demos trabajo, que los gobernantes le den trabajo, que le den una oportunidad a estos chicos, son el futuro de mañana”, añadió.

Por último, la mujer explicó que la tomó por sorpresa el llamado para ir a Tribunales. “Ni sabía que tenía que ir ayer a la Cámara Penal. Me llamaron a mi trabajo, me dijeron que me estaban esperando, pero nunca pensé que iba a estar él (muchacho), porque nunca me dijeron nada ni me notificaron de nada. Y yo, a este chico ya lo había perdonado, y ya me había olvidado de todo esto que me pasó”






Comentarios