A fin de la semana pasada se conoció la noticia sobre el apartamiento del cargo del médico Municipal acusado de abusos en Carlos Paz. A la cesantía como trabajador municipal, se suma también la suspención de sus funciones como médico policial, cargo que ejercía en la Departamental Punilla.

“La sanción se funda en la transgresión de normativa que reprende la violencia de género y la discriminación contra la mujer, además del Estatuto del Empleado Municipal”, explicó Dario Peréz, Asesor Letrado de la Municpalidad de Villa Carlos Paz. El letrado también confirmó que desde el municipio han puesto a disposición de la justicia toda la información de legajo y actuación que sea requerida.

Lo cierto es que Gabriel Sánchez fue formalmente denuciado a fines de marzo por una joven de 18 años, que acudió a su primer consulta perinatal. El obstetra ya había sido acusado por otras pacientes, sin embargo ninguna se había animado a realizar las denuncias formales. Luego de que esta joven decidiera hablar y presentar en la justicia su caso, otras mujeres decidieron también realizar las denuncias correspondientes.

Carlos Nayi es el abogado de las víctimas 01 julio 2021 foto Nicolas Bravo Foto: Bravo Nicolas

En diálogo con Vía Carlos Paz, el doctor Carlos Nayi, abogado querellante de la causa, confirmó que son 5 las denuncias que se presentaron ante la fiscal Jorgelina Gómez, por lo que además de las sanciones laborales el médico deberá enfrentar un proceso judicial que podría culminar en un jucio oral. “El médico está imputado por el delito de abuso sexual en un contexto de violencia de género y violencia obstétrica, suspendido de sus funciones laborales. Una vez que se le tome declaración se levantará el secreto de sumario y se está trabajando para la elevación definitiva a juicio oral”.

La historia de la denuncia que permitió despedir a Sánchez

Finalizaba el mes de marzo y Carina, nombre ficticio que vamos a usar para contar esta historia, una joven de 18 años con un incipiente embarazo, debía realizarse el primer control perinatal. Por esas cosas del azar, su médica estaba de licencia y le sugió que vaya al Hospital Sayago para que la evaluen.

La joven asistió con toda la ilusión que envuelve las primeras consultas de un embarazo, acompañada de su pareja y fue atendida por el médico obstetra Gabriel Sánchez. Cuando llegó el momento de su turno, su compañero no fue invitado a ser parte de la consulta por lo que ingresó sola al consultorio. Lo que siguió fue una verdadera pesadilla. Lejos de encontrarse con información sobre el bebé que estaba gestando y con una atención adecuada, se topó de entrada con una actitud abusiva. “Sos media boluda para embarazada tan joven”, comenzó diciendo este médico a su paciente. La víctima, de acuerdo en el relato de los hechos que hizo en aquel momento, contó que Sánchez mientras revisaba las ecografías y demás a estudios se refería a su hijo como “el culiadito”.

violencia obstétrica. Foto: Web

Carina se sentía muy mal pero, como en la mayoría de estos, le costo reaccionar y entender rápidamente lo que estaba ocurriendo. Cuesta porque los pacientes confían en ese profesional que por vocación, y por un juramento hipocrático, jura cuidar la salud de las personas, con respeto y dignidad. Sin embargo, en este caso el médico era el agresor y lo que siguió fue aún peor. Sánchez le solicitó a Carina realizar un examen físico, rutina que no es habitual en la etapa del embarazo en la que se encontraba la paciente, y comenzó a tocar partes del cuerpo de su paciente con una clara intencionalidad sexual que expresó verbalmente con comentarios del tipo: “estás linda vos”, “tenés buenas tetas” y otras expersiones al estilo.

Terminó la consulta y Carina no podía creer lo que había vivido. Rompió en llanto y le contó a su pareja lo que había vivido en esas cuatros paredes. Y aquí aparecen los componentes más importantes, que permitieron dar un vuelo en esta historia para que Carina no se convierta en una víctima que sufre en silencio el abuso.

El primero es que la joven se animó a contar, y su pareja inmediatmente la acompañó y la alentó a que juntos realicen la denuncia. La segunda cosa importante es que las autoridades de la institución creyeron en la víctima y tomaron las decisiones correctas frente al caso. Carina fue recibida por el secretario de Salud de Villa Carlos Paz, Julio Niz, quién oyó atentantemente el relato de lo ocurrido brindando contención, y tomando las medidas institucionales correspondientes. En aquel momento, el secretario de salud decidió el apartamiento del cargo del médico y realizó denuncias en la justicia.