Habría dejado su vehículo mal estacionado y con las llaves puestas. En el lugar, trabaja personal especial de la Policía.


De acuerdo a informaciones recabadas, todo indicaría que un hombre habría tomado la terrible decisión de arrojarse desde el paredón del dique San Roque, dejando mal estacionado el vehículo en donde se conducía, incluso, hasta con las llaves puestas.

El hecho habría sido advertido por un lugareño que trabaja en un puesto cercano, quien habría advertido a las autoridades sobre la presencia de un vehículo marca Renault Oroch que al parecer, permanecía desde la noche del sábado en inmediaciones del embudo.

En el lugar, se encuentran trabajando el Cuerpo Especial de Policía (CEP) y el Grupo Especial de Salvamento, y el hombre intensamente buscado tendría unos 60 años, aproximadamente, y sería oriundo de la localidad de Unquillo.

Hasta el momento, no se descartaría ninguna hipótesis pero la más predominante sería la de una fatalidad provocada.




Comentarios