El pervertido actuó en una formación del ferrocarril Urquiza y se negó a borrar las imágenes de su celular. Repudio público y escándalo. 


A pesar de que el episodio ocurrió a comienzo de semana, tomó relevancia en las últimas horas por lo escandaloso del mismo: el pasado lunes un hombre fotografió a una chica en una formación del tren Urquiza y, al ser escrachado por los pasajeros, simuló un infarto.

“No sé usar el celular”, argumentó el acosador en un principio, a lo que le retrucaron: “No se notó cuando le sacaste las fotos”. Luego el hombre quiso justificar su actitud diciendo: “Está en bolas”. Esa frase provocó la ira de los testigos de turno y todos comenzaron a gritarle y a decirle que no importaba lo que tenía puesto.

Acosador fingió un infarto al ser escrachado por los pasajeros del tren Urquiza.

Si bien un efectivo policial le pidió amablemente que se baje del vagón, el individuo continuó negándose y otros pasajeros intentaron bajarlo a la fuerza. En ese momento el hombre se agarró el corazón y fingió un infarto. Pero nadie le creyó y, acto seguido, se paró como si nada y accedió a bajarse.

Lamentable.






Comentarios