Los testigos del hecho compartieron el gran gesto en las redes sociales y se viralizó.


Era un viaje cotidiano para los pasajeros del tren Sarmiento que une Once con Moreno. Pero el gesto de un hombre al que ya bautizaron “el Robin Hood del Oeste”, cambió las reglas del día. Con una boina y “con lágrimas en los ojos”, repartió papeles en los distintos vagones. Muchos imaginaron que estaba pidiendo, sin embargo, fue todo lo opuesto. El hombre regalaba $200 y un mensaje, escrito en el papelito. El gesto se transformó en viral y ahora muchos quieren conocer quién es el autor.

Un testigo comentó que el abuelo se subió al vagón junto a una mujer y comenzó a entregar un papel: “La plata estaba envuelta en un papel, todos pensamos que estaba pidiendo alguna colaboración”. Además agregó además que algunos pasajeros lo ignoraban y el hombre les sonreía y les decía: “Qué Dios lo bendiga”.

La sorpresa de los pasajeros en redes sociales

Los que aceptaron la pequeña hoja, hallaron el billete y el mensaje: “Señoras y señores pasajeros, los invito a compartir esta experiencia. Lo opuesto a la ambición desmedida y la indiferencia, que tanto daño hace a los seres que queremos ser humanos, es la práctica de dar sin esperar nada a cambio. Lo poco o mucho que damos sin esperar nada a cambio nos ayuda a vivir mejor. ¡Practíquenlo!”.

La sorpresa de los pasajeros en redes sociales

Ayelén es estudiante de Ingeniería. Ella viajaba en el afortunado trayecto. En su Facebook relató: “Estaba en el tren Sarmiento yendo a la universidad, como todos los días, pero hoy fue distinto. Un hombre se acercó y le dio a todos los pasajeros la nota y $200 que se encuentran adjuntos. Nadie entendía nada, nos mirábamos entre todos. Muchos creían que estaba loco o no se encontraba bien. Me acerqué a decirle que no podía aceptarlo y su respuesta fue ‘regalalo, seguí con lo empecé, aprendé de chica‘”.

Ante la pregunta de Ayelén, de por qué el hombre daba ese regalo, la respuesta fue: “Porque me hace feliz”.

La joven analizó: “Estamos acostumbrados a ver a las personas pedir y que algunos les den algo, pero es raro encontrar personas que den sin que nadie haya pedido. “Dar sin esperar” es una frase que todos hemos escuchado, pero lo hemos intentado? Cuando una persona tiene un gesto así, nos sorprende, nos parece loco, no lo entendemos. Creo que tenemos mucho que aprender…” Además describió que el hombre “estaba con lágrimas en sus ojos. A una joven le dijo ‘es para que lo gastes como quieras’. Él estaba acompañado con una mujer que nos decía que el señor solo quería ayudar”.

Otro de los pasajeros que volvía de Merlo hacia Moreno narró que, al principio, nadie prestaba atención de la acción del “Robin Hood del Oeste”, pero cuando se daban cuenta de que era plata de verdad, todos se sorprendieron. “Ese hombre se ganó la escalera al cielo”, exclamó.


En esta nota:

Sociedad Buenos Aires




Comentarios