Vivía en Berazategui y tenía un hijo, que le había mandado un mensaje antes del incidente en el que le decía que la estaba esperando en la casa. 


Este domingo desde el ministerio de Salud de la Nación confirmaron que Lourdes Espíndola, la policía baleada mientras esperaba el colectivo en la avenida Quintana y colectora del Acceso Oeste, Ituzaingó, tiene “muerte cerebral” y por ello sus padres adelantaron que donarán sus órganos. 

Lourdes tenía 25 años, estaba en pareja con Fernando Altamirano, de 34, quien también era policía, y vivía en la localidad bonaerense de Berazategui. La oficial también tenía un hijo, que le había enviado un mensaje antes del incidente en el que le decía que la estaba esperando en la casa tras su jornada laboral. 

Lourdes Espíndola, la mujer policía que fue baleada en el cuello y tiene “muerte cerebral”.

La nueva víctima de la inseguridad que acecha al país había entrado a la Policía Bonaerense tres años atrás, trabajaba como oficial del Comando de Patrullas de Moreno los días impares y como adicional cumplía tareas en el peaje “Quintana B” del Acceso Oeste, mano a Capital, en el límite entre Ituzaingó y Merlo.

“Me tiraron un tiro, me tiraron un tiro. Me muero, me muero, me muero”, alcanzó a decir Lourdes, instantes después de recibir el disparo, en un mensaje de voz que le mandó a su pareja para contarle lo ocurrido.

Este domingo, mientras Lourdes luchaba por su vida, Altamirano exhibió su bronca por el fatal desenlace de su mujer, aseguró que dejaría de ser policía y contó que con su mujer charlaban sobre la posibilidad de no ser oficiales toda la vida.

Lourdes Espíndola, la mujer policía que fue baleada en el cuello y tiene “muerte cerebral”.

“Vivíamos con el adicional, teníamos sueños para hacer nuestro dúplex, porque no queríamos esperar a que nos den un tiro. No se puede vivir más en este país. Ya no quiero ser policía. Tengo dos hijos que son el amor de mi vida y no voy a permitir que se queden sin papá”, subrayó el uniformado. 

La investigación sobre el homicidio de Lourdes Espíndola está a cargo de personal de la comisaría 2ª de Ituzaingó, de la localidad de Villa Ariza, desde donde los detectives bonaerenses buscan testigos para reconstruir el hecho y dar con los responsables.




Comentarios