La adolescente había denunciado que fue secuestrada y violada al salir del colegio. Además, en las cámaras de seguridad no habría registros de la menor. Hay muchas dudas en el caso.


Una adolescente de 16 años denunció que fue secuestrada y violada en el barrio porteño de Recoleta. Según su relato, fue llevada a un departamento donde fue drogada y abusada durante el partido entre Argentina y Nigeria. Sin embargo, hay puntos poco claros sobre el hecho.

Una cámara de seguridad del colegio San Miguel registró el momento en el que la chica sale de la institución con una amiga. Según el periodista Mauro Szeta, del canal C5N, las cámaras de la Ciudad de Buenos Aires no detectaron que a la joven la hayan subido a un automóvil. La información habría trascendido luego del relevamiento que hizo el fiscal sobre todas las cámaras ubicadas donde la víctima dijo que estuvo.

Szeta también reveló que  el médico legista afirmó que no habría signos de lesiones ni secreciones. De todas maneras, le tomó muestras de sangre y orina.

Teniendo en cuenta las dudas que presenta el caso, la Policía duda del relato de la supuesta víctima. Además, la chica se había enojado con su mamá el día en el que desapareció porque le había sacado su celular.

“Nos pusimos en contacto y a disposición de la familia para difundir un flyer que habían hecho. A las pocas horas, la chica apareció y nos notificaron que habían realizado la denuncia. Pusimos a disposición los registros de la cámara de seguridad; la alumna sale de la institución con otras niñas”, manifestó la directora del colegio San Miguel, ubicado en Recoleta. 

Cabe recordar que la adolescente había denunciado que salió del colegio, la interceptaron en la esquina de Anchorena al 800. Luego, la llevaron a un departamento, donde la violaron. Más tarde, la liberaron, corrió unas cuadras hasta Agüero y Güemes donde se encontró con un policía que la asistió.




Comentarios