El abuelo y los familiares del chico asesinado fueron recibidos por el ministro de Seguridad de la Ciudad, que había declarado que la protesta de los vecinos era legítima.


El abuelo de Brian Aguinaco, el adolescente asesinado por motochorros en Flores, aseguró hoy que en ese barrio porteño “hay una zona liberada” y había dicho que “si no hay respuestas” de los funcionarios esta tarde regresaban a la calle a reclamar. 

“Todos saben que en la villa hay narcotráfico, que en la villa hay chorros. Todos saben todo, pero nadie hace nada. Es una zona liberada”, dijo el hombre cuando llegó al Ministerio para reunirse con Martin Ocampo.

Tras la reunión, el abuelo de Brian sostuvo que el encuentro “fue muy positivo” y se conoció que removieron al comisario de la 38. También dijo que se lleva un acuerdo firmado y pidió “a los vecinos que esperen una semana, que no marchen”.





Comentarios