Un cura villero es el nuevo obispo de la Ciudad de Buenos Aires



La designación de Carrara fue anunciada el 20 de noviembre pasado por el papa Francisco.

Rodeado por más de un centenar de fieles que llegaron desde la Villa 1-11-14 a la Catedral Metropolitana y festejaron en la Plaza de Mayo, monseñor Gustavo Carrara, párroco de la iglesia Santa María Madre del Pueblo del Bajo Flores, fue consagrado este sábado como nuevo obispo auxiliar de la Ciudad de Buenos Aires.

La designación de Carrara fue anunciada el 20 de noviembre pasado por el papa Francisco: “Me nombró como obispo auxiliar con especial atención a las villas, eso también me da alegría, voy a seguir en el ámbito de las villas de la ciudad”, afirmó.

Desde las 10 de la mañana, una columna de fieles llegó por Diagonal Norte y desplegó una bandera tan ancha como el frente de la Catedral, que decía: “El Papa está con los villeros”.

Carrara es porteño y tiene 44 años, hasta hoy era también vicario episcopal para las villas de emergencia de la ciudad de Buenos Aires.

“Es un momento de mucha alegría y emoción, la gente acompañó con su cariño, su oración y su presencia”, dijo Carrara cuando salía de la ceremonia en la que fue consagrado por el cardenal Mario Poli.

Participó de la ceremonia la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, quien trabajó durante una década junto al flamante obispo en tareas sociales desde sus sucesivos cargos en la Ciudad y la Nación.