Los investigadores allanaron anoche el domicilio donde viven la hija hipoacúsica de las víctimas y su esposa, las principales sospechosas.


La anciana asesinada este lunes en su departamento del barrio porteño de Flores sufrió 69 puñaladas, mientras que a su marido le infligieron cuatro heridas de arma blanca, según los resultados preliminares de las autopsias que se conocieron esta tarde, informó la Procuración General de la Nación.

Los investigadores del doble crimen de ancianos en Flores allanaron el lunes por la noche un domicilio donde viven la hija hipoacúsica de las víctimas y su esposa, y de allí se secuestraron ropas recientemente lavadas con aparentes manchas que serán analizadas para ver si se trata de sangre, informaron este martes fuentes policiales.

El allanamiento fue realizado por detectives de la División Homicidios de la Policía de Ciudad en el quinto piso de un hotel familiar ubicado en el barrio porteño de Montserrat, donde viven María Rosa Gianelli (43), hija de las víctimas, y su mujer.

El procedimiento fue realizado por pedido de la Fiscalía en lo Criminal y Correccional 30, a subrogada por el fiscal Pablo Recchini, y por orden del Juzgado de Instrucción 8.

En el domicilio, los policías secuestraron una serie de prendas de vestir, algunas recientemente lavadas y otras usadas con manchas que ahora serán enviadas al laboratorio para estudios químicos y de ADN ante la sospecha de que puedan tener sangre de las víctimas.

Las sospechas de los investigadores hacia el entorno familiar de Orlando Gianelli (79) y su esposa Hilda Lubin (77), los ancianos hallados este lunes asesinados a puñaladas en su casa de Flores, surgieron a partir de que los pesquisas están convencidos de que el o los asesinos eran conocidos de las víctimas y que ingresaron con llave a la vivienda de la calle Morón 2719.

Los policías de la comisaría 50 que trabajaron inicialmente en la causa y sus colegas de la División Homicidios analizan además por estas horas una serie de videos captados por unas cámara de seguridad ubicada en la cuadra de la vivienda del crimen, donde tanto el sábado como el domingo se ve a dos personas que podrían ser dos mujeres entrando y saliendo de la escena del crimen.






Comentarios