Le faltaban los papeles de su moto, se la iban a secuestrar y comenzó a tirarle piedras al vehículo del municipio. 


En la madrugada del martes 15, la grúa municipal terminó dañada luego de una apedreada durante un operativo policial. Es una de las cinco que disponen para el traslado de vehículos en infracción.

El momento más tenso se produjo cuando se disponían al secuestro de una moto sin la documentación correspondiente. No hubo que lamentar heridos, solo daños que podrán ser reparados.

El conductor huyó del lugar, y el padre fue detenido por los incidentes. La denuncia quedó radicada en la Comisaría Séptima.






Comentarios