“Ella es mi sobrina, Celeste Jazmín Minvielle. Dejé de verla después del accidente en el que falleció mi hermano Gabriel, hace casi 6 años. Perdí contacto por dos razones: decisión de su mamá y la inútil justicia argentina que no protege los derechos de los niños. Ayer Celeste cumplió 18 años y eso me anima a escribir sobre ella, sobre nosotros. Mis padres agotaron sus recursos económicos y emocionales tratando de volver a verla. La justicia siempre les dió la espalda. Mi papá se murió con el deseo en su pecho: “verla aunque sea una vez”. Los tíos (yo) no tenemos derecho a reclamar visitas”, comienza el posteo de la azuleña Sofía Minvielle, quien quiere volver a su sobrina ahora que cumplió 18 años.

“Con motivo de su cumpleaños, la saludé por Instagram que era la única manera que tenía de conectar. Pero, no sé cómo, su mamá volvió a intervenir y respondió ella mi saludo (y los de mi familia), en vez de Celes. ¿Cuál es la razón que mueve a una persona a negarle la posibilidad a otra (en este caso su propia hija) de recibir un simple saludo de cumpleaños? Somos toda una familia que la adora, la quiere y la extraña. Solamente queremos verla crecer, apoyarla cuando lo necesite, contarle todo lo que su papá la amaba. Tengo los libros de mi hermano, la toalla de Snoopy con la que ella iba a la pileta y hasta una carta que él nunca llegó a entregarle”, continúa el mensaje que se volvió rápidamente viral en Facebook.

No somos secuestradores ni pretendemos envenenar su corazón. Celeste vive en la ciudad de Buenos Aires y amaba venir a Azul con su papá a ver a sus primos. Y de un día para otro perdió a su papá y todo vínculo con su familia paterna. Cada vez que viajé, pasé horas frente a la puerta de su edificio y caminé por su barrio. No tuve suerte... Se preguntarán por qué no toqué en su departamento...pues porque Celeste era menor de edad y como tía no tenía ningún amparo legal para reclamar nada. Su mamá podía denunciarme por cualquier cosa. Pero ya no puede. Yo sé que los jóvenes de su edad no usan Facebook, pero se viraliza cada pavada. Y tengo la esperanza de que mis palabras le lleguen y Celeste sepa que ya no la espero: LA ESTOY BUSCANDO!”, concluye la carta

En diálogo con Vía Azul, Sofía contó que su intención es “encontrarla para poder reconstruir el vínculo con ella y respetar los tiempos y derechos que mi sobrina tiene”.