Ocurrió en un negocio ubicado en Amado Diab y Colón. El video se viralizó y estalló en las redes.


Un tropezón no es caída, o si. Eso es lo que le pasó a Matías, el dueño del kiosco Papiros que luego de atender un muchacho el último lunes tuvo un fuerte blooper que quedó registrado en una cámara de seguridad.

El negocio, ubicado en la esquina de Amado Diab y Colón, se volvió noticia en esta ciudad luego de que se viralizara la insólita caída que tuvo su propietario.

La publicación fue difundida por la cuenta @elmemondeazul y rápidamente se llenó de comentarios. 

Agustina Silva, empleada del kiosco, habló con Vía Azul y contó que “el sábado alrededor de las 22hs estaba cerrando el kiosco, juntó sus cosas y cuando se iba se tropezó con una caja. Al otro día cuando yo fui a trabajar nos contó lo que le había pasado a mí y a una amiga y nos mostró el vídeo. Nos causó tanto que me pareció que todo el mundo lo tenía que ver por eso lo grabe y lo subí”.

“Lo que más causa es como lo primero que hace es mirar para afuera a ver si lo había visto alguien  y después se preocupó por el parlante y las cosas que se le cayeron”, relató Agustina.

El usuario @facuurojoo aseguró ser el chico que estuvo en el local antes de la caída: “Nunca me di cuenta ni escuché cuando se cayó el loco jajaj, pobre”.


En esta nota:

Azul Titulares


Comentarios