Se trata de un hombre de unos 45 años. Fue aprehendido en un barrio carenciado del partido bonaerense de San Martín. 


Un hombre de unos 45 años fue detenido en las últimas horas por el asalto a las oficinas del líder del Frente Renovador, Sergio Massa, en la ciudad de Buenos Aires durante la madrugada del 24 de marzo pasado.

Según informaron fuentes judiciales a Vía País, el detenido fue identificado como Enrique Daniel Oliva, quien tenía denuncias por otros dos robos sofisticados en la zona norte de la Capital Federal y contaba con un pedido de captura nacional por uno de esos ilícitos.

REUTERS/Marcos Brindicci

El sujeto fue detenido en un barrio carenciado del partido bonaerense de San Martín después de una semana de rastreo en la que anduvo por otros asentamientos y también por hoteles porteños.

La detención se dio gracias a la investigación penal a cargo del fiscal nacional en lo Criminal y Correccional, Alejandro Yapur, en conjunto con la Policía Federal Argentina y la colaboración de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires, dijeron las fuentes consultadas por este sitio.

Las primeras investigaciones indican que Silva podría no haber actuado solo en la madrugada del 24 de marzo, sino en colaboración con otras dos personas que actualmente están siendo investigadas.

Ese día un sujeto -que habría sido Silva- se presentó en la sede partidaria de Massa y, tras identificarse con un documento, convenció al sereno de que la dejara pasar, aduciendo que tenía que realizar tareas de mantenimiento técnico en el lugar.

La persona que estaba de custodia le pareció atinada la petición porque en el edificio se estaban realizando algunas obras. Incluso, reconoció en su momento el diputado Diego Bossio, se habían hecho trabajos en el lugar hasta la tarde del día anterior.

Una vez habilitado el acceso, el sujeto subió acompañado por el sereno y realizó intervenciones en varios equipos, entre ellos, los servidores.

En un momento, con el argumento de que tenía que realizar cambios en equipos ubicados en otro piso y que necesitaba que se quedara en el lugar para comprobar el resultado, el delincuente logró separarse de su acompañante y desapareció.

En ese ínterin, el sujeto se alzó con tres computadoras personales. Una de ellas perteneciente a la secretaría privada de Massa, otra del área de diseño y una tercera que se utilizaba para el trabajo en redes sociales.





Comentarios