Los aumentos van del 4,5% y 9,5%. Puma también retocará los valores este domingo y Axion analiza sumarse en los próximos días.


La última semana de marzo el dólar sufrió una suba del 3,5%. La moneda estadounidense terminó el mes 10,7% más caro que en febrero. Esto, como sucede cada vez que aumenta la divisa, tuvo consecuencias en las remarcaciones de precios en las estaciones de servicio.

Raizen, la comercializadora de Shell, fue la primera en subir sus precios, el sábado las variantes de sus combustibles sufrieron un incremento del 9,5% promedio. Así, en la ciudad de Buenos Aires los valores de las naftas se ubican en: $49,98, la V-Power Nafta; $47,98 la V-Power Diesel; $43,36 la Fórmula Súper; y $41,39 la Fórmula Diesel $ 41.39.

En esta línea, YPF decidió seguir a la holandesa y remarcar también sus precios, aunque en menor proporción. La empresa de bandera nacional subió 4,55% sus naftas y 4,89% el gasoil. Ahora, sus valores se ubican en: $46,65 la Infinia Nafta; $44,40 la Infinia Diésel; $40,43 la Nafta Súper; y $37,94 la D500.

La que todavía no remarcó sus precios es Axion, la empresa del grupo Panamerican Energy, pero habitualmente la marca suele tomar los precios de YPF como referencia al momento de decidir.

Por último, Trafigura, la comercializadora de Puma, ya enunció que se sumará a YPF y Shell. Las petroleras comenzaron el 2019 bajando sus precios, luego de la leve caída de consumo sufrida en 2018, que, de acuerdo a estadísticas de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines (CECHA), cayó 0,63% en relación a 2017. Los últimos meses del año pasado habían sido los que mostraron una baja del consumo más pronunciada.

Pese a las rebajas de enero, en febrero las empresas trasladaron a sus clientes el Impuesto sobre los Combustibles Líquidos (ICL) y el del Dióxido de Carbono (IDC). Dos tributos que reemplazaron al Impuesto a la Transferencia de Combustibles (ITC). Según YPF, el aumento de este domingo se debe en parte a una nueva suba de esos conceptos.






Comentarios