El economista Gabriel Caamaño, de la consultora Ledesma, no descartó que el dólar pueda rebotar y advirtió que las condiciones cambiarán después de Semana Santa, cuando empiece a haber un mayor nivel de ruido político.


El economista Gabriel Caamaño, de la consultora Ledesma, no descartó que el dólar pueda rebotar pero “sólo para converger en la zona de no intervención” de Banco Central y advirtió que las condiciones cambiarán “después de Semana Santa, cuando empiece a haber un mayor nivel de ruido político”.

En una entrevista con Vía País, el analista destacó que el esquema que impuso el Banco Central con la llegada de Guido Sandleris “está cumpliendo su objetivo” para desinflar al dólar y bajar paulatinamente la tasa de interés de referencia de las Leliq.

¿Qué demuestran la baja del dólar y las compras del Central?

GC- Siempre creí que era uno de los principios básicos del esquema, pero me parece que todo sucedió más rápido de lo que se creía. Hay varias cuestiones por las que en el mercado tienden a anticipar y a hacer más abruptos los movimientos. El balance del régimen del Central desde que empezó es bueno. Es un régimen cuadrado, con sus limitaciones porque es para estabilizar después de una crisis de balanza de pagos, pero me parece que es bueno. Está cumpliendo con el objetivo que se puso, está estabilizando expectativas, la tasa va bajando con el tipo de cambio más que controlado.

¿Qué sucede con la tasa, que tocó su mínimo en la era Sandleris?

GC – La tasa, que en algún momento se especulaba que no iba a perforar el 59%, lo está perforando y ahora ya estamos esperando para ver cuándo perfora el 58%. Eso seguramente sucederá la próxima semana. En la semana bajó casi medio punto y medio, y eso empieza a ser un ritmo interesante nuevamente, porque en un mes son más de 6 puntos. Y el BCRA sigue mostrándose prudente y eso es positivo, porque cumple los objetivos y la mejora de las expectativas responde a eso también. Si el BCRA sigue como viene, lo que va a pasar es que va a comprar un montón más de margen en lo que son las metas de agregados. Entonces, aun volviendo a la zona de no intervención, va a tener margen para seguir bajando la tasa en la medida en que las expectativas sigan mejorando.

¿Podría rebotar el dólar?

GC – Estás por debajo de la zona de no intervención y tenés toda la zona de intervención hasta el final de la banda para que el Central tenga que intervenir para sostener el tipo de cambio. Desde el punto de vista potencial, el tipo de cambio puede subir mucho sólo para converger en la zona de no intervención. Y en la medida en la que siga para abajo y que la zona de no intervención siga ajustando, esa diferencia va a ser cada vez más grande. El esquema te permite variaciones significativas del tipo de cambio, está dentro de las reglas del juego, el tema es que no se vaya fuera de la zona.

¿Cuándo podrían modificarse las condiciones?

GC – Creo que a fines de marzo o después de Semana Santa empieza a ver un mayor nivel de ruido político. Empiezan a definirse los candidatos, si bien el cierre de listas es más para junio, ya empiezan las declaraciones más fuertes. Por ello, estos son los tres meses que hay que aprovechar para ganar solidez y para consolidar el proceso de estabilización.

Por la corresponsalía Buenos Aires






Comentarios