Una localidad quedó totalmente destruida por el fuego. Por el momento no se registraron muertos pero hay desaparecidos y heridos.


Unas 30.000 personas fueron evacuadas por un devastador incendio declarado en la mañana del jueves en el norte de California, Estados Unidos. En las últimas horas, el fuego arrasó a la localidad de Paradise, donde casas, iglesias y escuelas quedaron completamente destruidos por las llamas.

El fuego arrasó a la localidad de Paradise. Foto: AFP.

El fuego quemó más de 8.000 hectáreas en menos de 24 horas y sigue avanzando impulsado por la sequedad del terreno y los fuertes vientos que soplan en el área, según los últimos datos del Departamento Forestal y de Protección contra Incendios del estado, Calfire.

Hasta el momento no se registraron muertos. Foto: AFP.

Por el momento no se registraron muertos, pero sí que hay varios desaparecidos y múltiples personas que han sufrido quemaduras de gravedad.

Casas, iglesias y escuelas quedaron completamente destruidos por las llamas. Foto: AFP.

A lo largo del jueves fueron evacuados los pequeños pueblos de Pulga, Magalia y Concow, en el condado de Butte, además de la población de Paradise, de unos 26.000 habitantes, y las zonas rurales de Butte Creek Canyon y Butte Valley.

En tanto, este viernes las autoridades locales emitieron órdenes de desalojo para partes de la ciudad de Chico, de 90.000 habitantes, y Malibu (13.000 habitantes), hacia donde avanzan las llamas.

La zona afectada se encuentra a 140 kilómetros de distancia de la capital del California, Sacramento, y a unos 280 kilómetros del área de la Bahía de San Francisco, hasta donde llega el humo del fuego.

El humo del fuego se ve a varios kilómetros de distancia. Foto: AFP.






Comentarios