"Mi corazón está roto", dijo la madre de la nena de 7 años que se encontraba en estado de desnutrición terminal.


La niña de siete años cuya fotografía dio la vuelta al mundo en las últimas semanas como símbolo de la tragedia humanitaria que vive Yemen, país devastado por la guerra y los ataques aéreos sauditas, murió ayer en un campo de refugiados.

Así lo informó hoy el New York Times, el periódico estadounidense que la semana pasada había ilustrado la hambruna del país con una desgarradora imagen de la niña, Amal Hussain, en un reportaje titulado “La tragedia de la guerra de Arabia Saudita”, que dio la vuelta al mundo.

“Mi corazón está roto”, dijo Mariam Ali, madre de la niña que se encontraba en estado dedesnutrición terminal, según informó la agencia de noticias DPA. “Amal siempre estaba sonriendo. Ahora estoy preocupada por mis otros niños”, agregó la mujer entre sollozos.

Yemeníes pasean por un mercado en la parte vieja de Saná en Yemen. El Gobierno yemení dio ayer la bienvenida a las diferentes llamadas realizadas por varios países para establecer la paz. Crédito: EFE/ Yahya Arhab.

En tanto, en declaraciones a un programa de radio esta semana el fotógrafo Tyler Hicks, quien capturó la imagen de la niña, relató lo difícil y “desgarrador” pero a la vez “importante” que fue fotografiar a Amal. “Ella realmente resume lo trágicas y lo graves que se han convertido en Yemen la malnutrición y la inanición”, declaró.

Hoy, la coalición liderada por Riad atacó el Aeropuerto Internacional de la capital Sanáa, y una base militar cercana, según informaron medios sauditas. Las fuerzas de la coalición atacaron la base aérea Al Dulaimi, que estaba siendo utilizada por los rebeldes para lanzar misiles balísticos, dijo el portavoz Turki al Malki a al-Ekhbaria TV, sin mencionar si ha causado víctimas o daños.

Yemen, uno de los países árabes más pobres del mundo, se encuentra inmerso desde hace casi cuatro años en una violenta lucha de poder entre el gobierno de Abdo Rabu Mansur Hadi, apoyado por los sauditas y los rebeldes hutíes apoyados por Irán.

Un yemení posa junto a los escombros de un edificio destruido tras un supuesto ataque de la coalición liderada por Arabia Saudí, en Saná. Crédito: EFE/ Yahya Arhab.

La semana pasada, el jefe de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas, Mark Lowcock, declaró ante el Consejo de Seguridad de la ONU que el país del Golfo corre el peligro de ser sepultado por “una hambruna inminente y enorme” que podría afectar a 14 millones de personas, en torno a la mitad de lapoblación.

“Falta de alimentos, desplazamiento, malnutrición, enfermedades y un sistema de salud erosionado” afectan ya a 1,1 millones de mujeres desnutridas que dan el pecho, y si la situación sigue deteriorándose, hasta dos millones de madres estarán “crecientemente en riesgo de morir”, informó el jueves el Fondo de Población de las Naciones Unidas.

La guerra en Yemen estalló a fines de 2014, cuando los hutíes tomaron Sanaá, la capital, y provincias del norte y el oeste del país y expulsaron al gobierno de la capital. El conflicto recrudeció en marzo de 2015 con la intervención de la coalición árabe para restaurar a Hadi, que cuenta con el respaldo de Estados Unidos. Al menos 10.000 personas, en su mayoría civiles, murieron y más de 2 millones fueron desplazadas en el prolongado conflicto en el país más pobre del mundo árabe.


En esta nota:

Mundo




Comentarios