Dos muejeres y tres hombres del gremio ATE habían quedado demorados tras una serie de allanamientos. 


Los siete demorados por el ataque a la camioneta donde se trasladaba Mauricio Macri en Villa Traful fueron puestos en libertad.

El fiscal provincial, Fernando Rubio, había ordenado la detención de cuatro mujeres y tres hombres -todos pertenecientes al gremio ATE Neuquén- como también el secuestro de dos automóviles y una moto.

Los demorados son en su totalidad militantes del gremio ATE en la zona sur de la provincia de Neuquén; ahora fueron liberados pero de todos modos, corren riesgos de enfrentarse a cargos por delitos contra la seguridad nacional, en cuyo caso la investigación pasaría al fuero federal.

Luego de producidos los incidentes, el Ministerio Público Fiscal (MPF) confirmó que “por pedido del fiscal jefe Fernando Rubio, una vivienda de Villa Traful fue allanada hoy al mediodía, en el contexto de la investigación iniciada luego de que un grupo de personas lanzara piedras contra el vehículo en el que viajaba el presidente de la Nación Mauricio Macri en la localidad cordillerana”.

Tras el ataque, Presidencia informó a través de un comunicado que “un grupo de alrededor de diez personas lanzó piedras al vehículo en que se desplazaba el presidente” hacia el evento de inauguración del Centro de Interpretación e información Turística de Villa Traful, “provocando la rotura de dos vidrios”.

El secretario general de la Asociación Trabajadores del Estado de Neuquén (ATE), Carlos Quintriqueo, desmintió que integrantes de la organización hayan atacado el vehículo en el que se trasladó en Traful el Presidente de la Nación,aunque reconoció que le hicieron “un escrache”.


En esta nota:

Mauricio Macri



Comentarios