Para ser parte de este programa hay que firmar un consentimiento para ser asesinado. El ganador se llevará 1,54 millones de euros. 


La polémica se desató luego de que se anunciara en el país de Putin el estreno de un reality show en el que todo está permitido: desde beber alcohol hasta asesinar a los contrincantes.

El aviso que promociona el programa dice: “Cada concursante da su consentimiento para que puedan ser mutilados, incluso asesinados. 2000 cámaras, 900 hectáreas y 30 vidas”.

Para ingresar al programa, los participantes deben firmar un contrato en el que se muestren de acuerdo con las reglas del juego. Pese a que está permitido violar y matar, el documento establece que la policía intervendrá en cualquier caso que se violen las leyes “como en cualquier democracia”. ¿Raro, no? Además, como condición necesaria, deben ser mayores de edad y estar “mentalmente sanos”.

Leé la nota completa en Rumbos Digital.





Comentarios