También pidieron austeridad a la dirigencia y advirtieron en un documento que "la paz social es fruto de vivir bien y esto no se da sin justicia y sin respeto". 


Los sacerdotes de las villas de emergencia de la región metropolitana de Buenos Aires aseguraron hoy que la ley de emergencia social, que recibió ayer sanción de Diputados, es “una oportunidad de inclusión“ y una “buena medida“ para que muchos argentinos puedan llegar a fin de mes en un país con 32 por ciento de pobreza.

Los denominados “curas villeros“ advirtieron en un documento que “la paz social es fruto de vivir bien y esto no se da sin justicia y sin respeto por la dignidad de cada persona“. También reclamaron austeridad a la dirigencia y consideraron que “es fundamental la solidaridad del movimiento obrero con esta multitud de trabajadores de la economía popular“.

“En 1974 la Argentina tenía 4 por ciento de pobreza hoy tiene un 32 por ciento. Esta emergencia social que vivimos no es la consecuencia de un desastre natural. Hay que trabajar entonces sobre las condiciones que la produjeron. Mientras tanto vemos necesario apoyar la ley de emergencia social. Esta puede ser una buena medida, entre otras, para que mucha gente llegue a fin de mes“, sostuvieron.

Fuente: Telam





Comentarios