Fue por una reforma constitucional, en busca de reducir los costos de la política y dar agilidad y estabilidad al gobierno.


El primer ministro italiano, Matteo Renzi, reconoció hoy la victoria del “no” en el referéndum que hoy puso a votación la reforma constitucional impulsada por su gobierno y afirmó que asumía “toda la responsabilidad de la derrota” y anticipó que mañana presentará su renuncia al cargo.

Según los datos del ministerio del Interior, el “no” conseguía 45 minutos después del cierre de las urnas cerca de un 60 % de los votos escrutados, mientras que el “sí” alcanzaba en torno al 39 %.

Casi 50 millones de italianos votaron en el referéndum no obligatorio para decidir la aprobación o no de la reforma constitucional impulsada por el primer ministro de Italia, Matteo Renzi, en busca de reducir los costos de la política y dar agilidad y estabilidad al gobierno.

La reforma proponía la reducción de los miembros del Senado de 315 a 100, la elección semi directa de sus miembros y la disminución de sus funciones legislativas, con el anunciado objetivo de generar un ahorro de 500 millones de euros al año y dar agilidad y estabilidad a un país que tiene un tiempo medio de sanción de leyes de 30 meses y que ha tenido 63 gobiernos desde la fundación de la República, hace 70 años.

Uno de los que votó temprano fue Renzi, quien lo hizo apenas pasadas las 11 en la escuela De amicis en Pontassieve, Florencia, acompañado por su esposa Agnese.

Entre los votantes en el exterior, había habilitados casi 650.000 en Argentina, de los que según las primeras estimaciones había sufragado casi un 25%.


En esta nota:

Mundo


Comentarios