Estos actores recurrieron a las más insólitas técnicas para ganar los kilos que sus roles exigían.


1. ROBERT DE NIRO El veterano actor fue el primero en crecer a lo ancho para un papel. En Toro Salvaje, dirigida por Martin Scorsese en 1980, De Niro encarnó al boxeador Jake LaMotta. Para interpretar a la versión madura del personaje el actor engordó casi 30 kilos. Cuentan que Scorsese le dio un par de meses libres para viajar a Italia a engordar a base de pastas. Y funcionó.

Esas últimas escenas tuvieron que filmarlas con muy pocas tomas, ya que De Niro se agotaba muy rápido. “Su respiración era como la mía cuando me da un ataque de asma” comentaba el director. El esfuerzo valió la pena; De Niro se llevó el Oscar a Mejor Actor.

Leé la nota completa en Rumbos Digital.




Comentarios