Cuando estaba por presentar su elaboración, a la participante se le desarmó la torta frente al jurado. ¿Qué pasó?


Faltan pocas semanas para la gran final de “Bake Off Argentina”, competencia gastronómica en la que pasteleros aficionados ponen a prueba sus habilidades y sortean diversos desafíos para convertirse en los ganadores. El programa se emite por canal Telefe los domingos a la noche. Con solo siete participantes en carrera, las pruebas presentan cada vez mayores complejidades.

En la última emisión del programa, los miembros del jurado propusieron un desafío que puso en apuros a todos los concursantes. Fue un reto difícil para todos. Debieron realizar una torre de eclairs, con dos sabores y dos cubiertas distintas.

Los chefs Pamela Villar, Damián Betular y Christophe Krywonis destacaron la importancia en la prolijidad y en buscar la armonía. Y como suelen hacer a diario, alentaron a los participantes a demostrar su originalidad y su audacia.

Con solo siete participantes en carrera, Samanta se perfila como una de las favoritas a convertirse en ganadora.

Rápidamente los pasteleros comenzaron a idear sus preparaciones, mientras luchaban con una receta con la que no estaban familiarizados. Ángelo confesó que solo una vez había preparado eclairs, mientras que Damián admitió que el reloj lo ponía muy nervioso. Por su parte, Gerardo apostó por una crema de ricota y limón.

Todos se preocuparon por la estabilidad de sus torres, algo que le generó un dolor de cabeza a una de las participantes. Al momento de la presentación, varios concursantes se mostraron dubitativos. No estaban convencidos de algunos detalles ni de sus sabores.

En la última emisión del programa, los miembros del jurado propusieron un desafío que puso en apuros a todos los concursantes, especialmente a Samanta.

El primero en pasar al frente fue Ángelo, que muy aliviado reconoció: “Ser el primero fue una ventaja porque si pasaba un rato más creo que se me caía toda la elaboración. El participante que contaba con el delantal estrella recibió críticas muy severas de Christophe. “Hacerlo rápido es una cosa, pero rápido y mal es otra. Lo único que salva a tu postre es la ganache”. Para el jurado, la torta fue fallida y Damián, duro, le marcó: “Este es un producto muy estético, y la verdad que de estética no tiene nada”.

Pero la que más sufrió los problemas inherentes a la preparación de la torre fue Samanta, una de las participantes que se perfila con mayor seguridad al momento de presentar sus elaboraciones y como una de las favoritas a ganar. Al momento de llevar su torta a la mesa, no pudo evitar que una parte de su torre se le desmoronara.

Más allá del “accidente” (el desmoronamiento de la torta), Samanta no fue eliminada del certamen por su buen desempeño previo.

Realizó su plato con eclairs rellenos con crema pastelera y manzanas, todo con craquelín de crema de queso y frutos rojos. Tras lo ocurrido, Beular le dijo: “Vamos a probarlo antes que se termine de derrumbar todo”. Luego, la felicitó por el relleno, aunque destacó que la manzana no terminaba de sentirse. Por su parte, Villar indicó que el sabor le gustó, pero que hubo “un tema con el armado y la prolijidad”.

Más allá del “accidente”, Samanta no fue eliminada del certamen por su buen desempeño previo en la realización de una torta de macarons de pistacho con un relleno de una crema mousseline y compota de arándanos. Pero su compañera Carolina no tuvo la misma suerte y quedó eliminada del ciclo producido por Turner Latin América.




Comentarios