Su cuerpo se habría perdido durante un proceso de exhumación hace más de diez años. 


El público futbolero brasileño se entristeció por completo al enterarse que los restos de Manuel Francisco dos Santos “Garrincha”, antigua estrella de la Canarinha, desapareció del cementerio de Pau Grande en Magé, en el estado de Río de Janeiro.

El descubrimiento se produjo después de que el alcalde de Magé, Rafael Tubarão, propusiera homenajear al crack en octubre, a 84 años de su nacimiento. Tubarão buscó el lugar donde se encontraba el cuerpo y fue ahí cuando se descubrió que no está donde se lo enterró, y que no existe ningún documento sobre la supuesta exhumación.

“Mi padre no merecía esto, no sabemos donde está sepultado”, dijo Rosángela Santos, una de las hijas del ex Botafogo. Según explicaron los medios brasileños, Garrincha fue enterrado en un panteón familiar y un primo del jugador le aseguró al diario O Globo que los restos del deportista fueron retirados por el fallecimiento de otro familiar, motivo por el que aparentemente se habría movido a Garrincha a un nicho hace 10 años.

La administradora del cementerio admitió que es posible que se perdieran los restos durante ese proceso. “No tenemos la seguridad de que esté enterrado. Tenemos la información de que fue exhumado y llevado a un nicho, pero no tenemos ningún documento que lo pruebe”, resumió Priscila Libéria.




Comentarios