Según un estudio, tres elementos combinados entre sí hacen que un tema musical sea irresistible.


“Despacito”, de Luis Fonsi, se convirtió en el tema del año, pero este fenómeno tiene una explicación. Según un estudio científico, cumple con los tres elementos que debe tener una canción para transformarse en un hit.

Un informe reciente del Departamento de Psicología de la Western Washington University de Estados Unidos señala que existen tres elementos clave que hacen de una canción la más pegadiza. El primero es que el cantante sostenga la palabra sílaba por sílaba (“Des-pa-cito”), que haya muchos sonidos (agudos y graves, rápidos y lentos) y que el cantante tenga una voz aguda, lo que indica más dosis de energía.

“La canción tiene una gran capacidad para generar endorfinas, conocidas como las hormonas de la felicidad”, dice el neurólogo Néstor Braidot y continúa con la explicación sobre por qué una canción puede gustar aunque una persona prefiera escuchar otra cosa: “Antes se creía que las neuronas estaban dirigidas por el sistema nervioso, pero ahora sebemos que hay muchas que se espejan en el comportamiento del otro. Alguien riendo, bailando o cantando, es muy probable que genere lo mismo en quien lo mira”.






Comentarios