Benicio tiene siete años, vive en Tandil, y su historia se viralizó en redes sociales.


El hecho sucedió el pasado 9 de agosto cuando Benicio, un tandilense de siete años jugaba al fútbol con su familia en la plaza Ardiles y tras un descuido, perdió su juguete favorito. A raíz de la pérdida, el niño dibujó carteles que compartió en distintos puntos de la ciudad para recuperar su pelota, y finalmente decidió junto a su familia realizar una movida solidaria para el día del niño.

“¿Han visto mi pelota? Fugl 1160”, escribió en el emotivo pedido de Benicio a sus vecinos que rápidamente se viralizó en redes sociales y llegó a más de mil compartidos en Facebook. 

Marisa Miranda, madre del niño, en diálogo con Via País mostró la desesperada búsqueda de su hijo a través de un emotivo mensaje y pidió que “si alguien se la llevó pensando que estaba abandonada” la devolvieran ya que Benicio estaba “muy triste”.

Benicio recibió más de 40 pelotas tras su emotivo pedido (web).

“Era una de las pelotas preferidas de Beni”, dijo la mamá del niño, que fue quien le propuso comenzar con el pedido para intentar recuperar su juguete. Tras la viralización de la situación, vecinos y empresas de la ciudad le donaron al niño más de 40 pelotas, usadas y de YPF.

A pesar de recuperar su juguete favorito, la familia de Benicio decidió armar una movida solidaria y tomó la decisión de juntar más juguetes y pelotas de fútbol con la intención de alegrarle el día del niño a jóvenes que quizá sin la ayuda de “Beni”, no podrían haber festejado el pasado domingo 18 de agosto.

“Beni” durante el reparto de regalos para el día del niño (web).

“Me sentía con la responsabilidad de devolver esa generosidad de la gente”, detalló Marisa, que acompañó a su hijo en el reparto de los regalos, y durante el evento solidario confirmó que los niños esperaban a su hijo mientras gritaban: “Beni está repartiendo pelotas”. 




Comentarios