El patógeno fue esparcido a principios de marzo a lo largo del país para controlar la plaga


Tras varios meses desde que liberó la cepa de un virus en el país para controlar la población de conejos, las autoridades australianas informaron que se logró erradicar el 42% de los animales silvestres.

La cepa K5 del virus de la enfermedad hemorrágica del conejo, denominada científicamente RHDV1 K5, puede resistir varios meses en el medio ambiente y tiene una mortalidad del 90%. Fue esparcida por todo el territorio australiano a principios de marzo.

“Los tests de laboratorios demostraron que el 66% de todas las muestras recogidas de conejos muertos tenían la cepa K5, incluyendo muestras de Nueva Gales del Sur, Victoria, el Territorio de la Capital Australiana, Queensland, y el sur y oeste de Australia. Un 37% adicional tenía otras cepas”, informaron desde el Departamento de Industrias Primarias de Nueva Gales del Sur.


En esta nota:

Medio Ambiente


Comentarios