El argentino dejó la cancha a dos minutos del final del último cuarto y fue reconocido por el público, compañeros y rivales.


Manu Ginobili ya es toda una entidad en la NBA y más para los San Antonio Spurs, por eso cuando se sentó en el banco luego de jugar más de media hora, lo reconoció todo el estadio sabiendo que podría ser su último partido.

A pesar de no quere hablar del retiro luego del partido, todo el estadio le pidió “one more year” – un año más. Tuvieron que pasar casi doce horas para que Manu se exprese sobre lo que pasó en el AT&T Center en Texas: “Muy difícil de explicar lo que pasa por tu cabeza después de algo como lo de ayer. Aún bastante abrumado por todo. Millón de gracias!”.






Comentarios