La conductora infantil sostuvo que la clave fue su hijo de tres años: "Quería que me viera poniéndome de pie".


Laura Franco que llegó al espectáculo de la mano de Gerardo Sofovich, cambió por completo su perfil artístico luego de la muerte de su papá y ahora es una referente para los más chiquitos que la conocen como “Panam”.

La conductora lleva 18 años acompañando a los más chicos con sus divertidas canciones y coloridos vestuarios pero admite que hubo momentos en los que la paciencia con los más pequeños no la acompañó.

La conductora ganó cuatro Martín Fierro.

En diálogo con Teleshow, Panam recordó que cuando se transformó en mamá además de su hijo nació “Mami hace OM” y señaló: “Todo muy lindo con la maternidad, pero nadie te explica que perdés la paciencia y que hay tres cosas que te sacan de quicio: cuando les servís la comida y no comen, cuando les decís que levanten los juguetes y no los levantan, y cuando los llamás y hacen como que no te escuchan”.

Ahora ya es mamá de tres: Luca (9), Sofía (4) y Bautista (2) por lo que reconoce entre risas que su casa a veces es un caos “así que mamá hace mucho OM, OM“.

“Mami OM, OM”, la escribió cunado fue mamá y perdía un poco la paciencia.

Pero antes de que llegaran los más chiquitos a su vida, Laura Franco tuvo que afrontar la dura pérdida de un hijo. En cuanto al proceso que atravesó detalló: “Primero te peleás con todo, te enojás, pasás por todos los estados”.

Y remarcó: “Pero yo en ese momento tenía a Luca con 3 años, y entonces pensé en él, y me dejé cuidar por mi marido, que se puso la familia al hombro. Y lo que me fue sacando fue el amor de la gente también, de mi familia, de mi mamá”.

Con Sofi escribieron una canción que hacen a dúo.

Al mismo tiempo resaltó que sintió el apoyo incondicional de la gente, su solidaridad y con el tiempo, entendió que hablar de Trombofilia podía hacer conocer la enfermedad y ayudar muchas mujeres que pasan por esta situación pero no saben o no se animan a hacer los estudios y tratamientos para poder ser madres. 

Además admitió que sin Luca, la superación de esta dura pérdida no hubiese sido posible porque “él fue el motorcito“. En cuanto a lo que ella quería mostrarle a su hijo mayor contó: “Quería que tuviera el ejemplo de su mamá poniéndose de pie. Creo que el día de mañana pasará algunas tristezas y con el ejemplo que vio en mí, él va a decir: ‘Yo también puedo'”. para generar conciencia

Panam habló de trombofila para generar conciencia.

En relación a sus otros dos embarazos, la conductora admitió que tuvo miedo. “Tuve un equipo increíble: me inyectaba (heparina) dos veces por día, estaba muy cuidada. Y todos los chequeos que me hacían eran continuos. Sabía que estaba haciendo el mil por mil, y si pasaba algo, ya estaba en manos de Dios”.

Cada uno de sus hijos tiene una canción y según remarcó no quiere seguir agrandando la familia: “No puedo más, no me da la logística. Ya son tres bombas”, contó.





Comentarios