Los trabajadores voluntarios necesitan reunir fondos para pagar los servicios.


Para pagar el alquiler y hacer un dinero extra, los bomberos voluntarios de Jagüel, en Esteban Echeverría, montaron un puesto de venta de sánguches de bondiola y de choripanes y lo bautizaron “Chori Bomber”.

Chori-bomber (Web)

La original iniciativa llamó la atención de los vecinos, que colaboraron con la difusión del emprendimiento: “En Pedro Dreyer 3905 nuestros bomberos tienen venta de choripán y bondiola ya que no pueden pagar el alquiler. Si pueden colaborar comprando se agradece. Sino con unos puntitos para la publicación. Muchas gracias!!!!”, escribió Lily Recarey.

Chori-bomber (Web)

Según contaron los vecinos, el alquiler no es el único gasto que los bomberos no pueden afrontar. También se les complica mucho llegar a pagar los servicios.

En agosto de 2018, un grupo de más de mil bomberos voluntarios organizaron un abrazo colectivo al Congreso y un toque de sirenas por la grave situación económica que, dicen, podría ser el fin de su actividad.






Comentarios