En La Ribera, vecinos avisan sobre hechos delictivos y encargan a sus pares el cuidado de sus viviendas.


En su edición del domingo 20 de enero, en un informe llamado “Ciudades y pueblos del interior, en un mismo reclamo: basta de robos”, La Voz del Interior hace referencia a la respuesta que instrumentan los vecinos ante la inquietud generada por sucesivos hechos delictivos en la zona.

Una de las entrevistadas, Silvana Bedal, que tiene casa de fin de semana en Anisacate, afirma: “Estamos preocupados, enojados y asustados, ya que ahora entran a robar mientras está la gente adentro”.

“Anoche entraron en nuestra casa, abrieron un vehículo que había sin llave. No había nada adentro por lo que no se llevaron nada, pero no contentos con eso, ingresaron al quincho y en una de las habitaciones estaba una amiga con su hija, intentaron abrir la habitación y se fueron cuando escucharon el grito. No pudimos ver cuántos eran. Un espanto, una vez más nos robaron la paz”, compartió recientemente una vecina en el mencionado grupo de whatsapp.

A la vera del río Anisacate, La Ribera alterna un paisaje de frondoso verde con viviendas, algunas de ellas de residentes de la localidad y otras tantas de familias que llegan los fines de semana o en vacaciones. Estos vecinos son, precisamente, quienes crearon el grupo de whatsapp, alertados por los robos que se sucedían en la zona.

El informe de La Voz retoma el testimonio de Mario Noero, uno de los pobladores, quien en 2016 se mostraba desilusionado con la pérdida de tranquilidad que atravesaba Anisacate. A raíz de sucesivos robos sufridos en su vivienda, manifestaba en aquella oportunidad que ya no quería quedarse solo en el lugar. Hace unos días, Noero sufrió la sustracción de la rueda de auxilio de su automóvil, estacionado frente a su casa.

Cara a cara

La Ribera, Anisacate

Apunta el informe que en estos días, de las mayores preocupaciones que manifiestan los vecinos ronda la posibilidad de cruzarse con los delincuentes y cita el caso de Elisa Beltrán, quien el 12 de enero se encontraba con visitas en su casa, cuando escuchó un ruido. “Abrieron la camioneta, nos robaron las camperas”, relata y precisa que hasta llevaban una bolsa para “poner los papeles”.

Verónica Rodríguez manifiesta que el grupo de whatsapp sirve también para que los vecinos alerten sobre “movimientos extraños” en las viviendas. Para algunos vecinos, apunta el informe, la solución ha sido pedirle a otros pobladores que recorran sus viviendas cuando no están.

Algunos de estos vecinos han mantenido reuniones con la Policía y el intendente de Anisacate, Ramón Zalazar quien, le expresó a La Voz que se acordó colocar más luminarias en las bajadas al río, que se habría hecho en estos días. También prometió la incorporación de nuevas motocicletas para la Policía, para facilitar los patrullajes, y de un domo (cámara de seguridad) en la entrada del barrio.






Comentarios