A fines de 2018, hizo pública su pre candidatura a intendente por el MOVI PSOL, integrante del frente A.G. Ciudadana.


Entrevistado por Vía Alta Gracia, Diego Heredia abogó por la unidad de la centro izquierda y el progresismo local para romper con el bipartidismo en el Concejo Deliberante.

Es periodista, tiene 28 años y ésta es su primera experiencia como pre candidato. Trabaja como asesor del diputado nacional Pablo Carro, integra la mesa política provincial del Partido Solidario y también la conducción de la CTA Córdoba.

– ¿La tuya es una pre candidatura kirchnerista?

– Estamos dentro de este espacio que va a trabajar las candidaturas de Unidad Ciudadana a nivel provincial y nacional, pero la idea es abrir el diálogo con otros espacios que tienen una misma visión de ciudad. En Alta Gracia hay muchos vecinos que votan a la centro izquierda, el progresismo, proyectos populares. Depende de nosotras y nosotros armar un frente amplio que sea generoso y que apunte al bienestar de los vecinos.

Pablo Carro con Diego Heredia

– ¿Cómo ves la tarea del Concejo Deliberante?

– La mayoría de los proyectos del oficialismo, llegan del Ejecutivo directamente y la oposición está integrada por precandidatos a intendentes que tienen más discusiones internas que proyectos conjuntos. El Concejo Deliberante tiene que salir a los barrios, porque si no se convierte en una escribanía del Poder Ejecutivo en donde unos patalean y otros defienden a rajatabla lo que manda el intendente.

– ¿Cómo analizás la gestión de Facundo Torres al frente del Ejecutivo?

– Hay un blindaje mediático local que genera que haya una percepción de la ciudad que no es tan real. Se habla de que está mejor que nunca, pero en realidad tiene graves problemas de servicios públicos, con frentes de obra abiertos que no se terminan nunca. Córdoba busca expandirse y se espera que Alta Gracia reciba una gran cantidad de habitantes. Alta Gracia tiene salidas directas a Rosario y Buenos Aires, a Córdoba, a Río Cuarto. Hay que repensar la matriz productiva y es algo que no se está haciendo.

– ¿Cómo se podría trabajar para que estos temas se incorporen en el diálogo común de los vecinos?

– Hay distintas herramientas, como el Concejo Abierto, donde sumás a sectores idóneos o vinculados con un tema puntual para discutirlo. O el presupuesto participativo, donde invitás a los vecinos a pensar juntos las prioridades.

– ¿Por qué no se implementan estos mecanismos?

– Porque hay miedo a la discusión con la ciudadanía. Esta gestión disciplina la participación social y se le ha parado en contra. No lo digo yo, andá a preguntarles a las organizaciones que pelean por sus derechos y que han recibido alguna reprimenda. A los centros vecinales que han reclamado o que han dicho que el Consejo de Vecinos parecía una conferencia de prensa o una escribanía, por parte de un municipio que va y cuenta las obras que hace y se retira sin escuchar las realidades de los vecinos.

Heredia concluye que para confluir los espacios progresistas y populares en una misma opción electoral para este año, se debe consolidar un “proyecto de ciudad”. Habla de conversaciones informales con el socialismo, con Libres del Sur y con espacios barriales, sociales, organizaciones y vecinos individuales. “La idea es que esto sea un frente político y social. Hay una voluntad de dialogar como no se ha visto en años anteriores. Eso está bueno y significa un cambio”, concluye.






Comentarios