Desde la Fiscalía ordenaron una serie de medidas, entre ellas, el examen físico detallado de la criatura por parte del Comité de Maltrato Infantil del Hospital de Niños, quienes habrían determinado que se trata de lesiones congénitas de piel.


Si bien aún no se ha brindado información oficial, trascendió que el bebé de un año y diez meses que ingresó ayer en el hospital con lo que se presuponía era una golpiza, no fue víctima de maltrato.

Ésto habría sido determinado por el Comité de Maltrato Infantil del Hospital de Niños, quienes revisaron al menor para determinar el origen de las hematomas.

Como se había hecho una denuncia, intervino la SENAF, porque así lo dicta el protocolo; y el bebé fue derivado al Hospital de Niños. En el Hospital Illia se hicieron todos los exámenes correspondientes, los que dieron como resultado que las lesiones no habrían sido a causa de golpes, por eso se trasladó al niño al Hospital de Niños”, manifestó la Directora del nosocomio, Dra. Mariana Garay.

Hay que tener mucha precaución en estos casos y seguir el protocolo correspondiente, porque ya hemos tenido antecedentes de casos donde los padres han sido juzgados por una situación que no es tal como parecía. De todas maneras al niño siempre hay que creerle (no es este el caso porque es muy chiquito para decir que es lo que le pasa), si un niño dice que fue abusado o golpeado, hay que creerle e iniciar la investigación que corresponda”, agregó la profesional.

Cabe recordar que el caso fue advertido por una docente de la guardería donde asiste el menor, que fue quien alertó a las autoridades.

De todas maneras, la causa continúa siendo investigada.





Comentarios