El pasajero herido en la balacera aseguró no haber visto de dónde provinieron los disparos



El joven viajaba en colectivo y quedó en medio del ataque a las unidades de traslado de los detenidos por el caso Cantero.

El joven que viajaba en colectivo cuando se desató la balacera en la autopista a Santa Fe declaró que no pudo observar quienes efectuaron el ataque.

El incidente ocurrió este martes por la tarde. Alejandro terminaba de trabajar en San Lorenzo, donde estaba realizando trabajos de pintura junto a su padre, y viajaba en el colectivo interurbano de la empresa Rosario Bus que circula por la autopista rumbo a su casa cuando alrededor de las 17, al llegar al kilómetro 7 se cruzaron con la camioneta del Servicio Penitenciario que trasladaba a Luis Bassi, Milton Damario y Fernando Muñoz, acusados del crimen de Claudio “Pájaro” Cantero, hacia el penal de Coronda, y quedaron en medio de la balacera que se desató contra los detenidos.

No alcancé a ver el tiroteo“, manifestó el joven al iniciar su relato. Y agregó: “Sólo vi la chata de traslado, una vez que sentí el impacto no vi nada más para afuera. Sentía dolor y me faltaba el aire”.

Marcos Paiva quedó fuera de peligro luego de recibir un disparo en el chaleco antibalas mientras custodiaba a los detenidos por el crimen de Claudio "Pájaro" Cantero.

Según contó, en ese momento no sabían qué era lo que había sucedido y el chofer detuvo la marcha. Cuando comprobaron que él estaba herido fueron hasta el destacamento policial más cercano y desde allí lo trasladaron al Hospital Eva Perón.

Me llevaron al Baigorria y ahí nos enteramos de lo que estaba pasando. La puerta estaba llena de policías y no nos dejaron ni acercarnos porque dijeron que estaban muy complicados con los heridos del ataque. Ahí me derivaron al Hospital Alberdi y me aceptaron, me curaron y empezaron a tomarme declaración”, detalló.

Al principio me trataban como si yo hubiese estado en el tiroteo, o hubiese sido uno de los choros. Pero al confirmar que yo venía en el colectivo tras ir a comprobarlo, porque me preguntaron dónde había quedado el ómnibus si yo venía allí, vinieron y me pidieron disculpas“, dijo.