VíaRosario

Pese a no jugar bien, el Canalla derrotó a Quilmes 1 a 0 como visitante.

No jugó nada bien, pero ganó. Esa es la síntesis del partido en el que Central derrotó 1 a 0 a Quilmes con gol de Camacho.

El Canalla venía de una semana dura tras la derrota como local ante Godoy Cruz, la falta de ritmo de Carrizo por un cuadro gastrointestinal y sobre todo la pelea entre Teo Gutiérrez y Marco Ruben.

Precisamente esta disputa le valió al colombiano la pérdida de la titularidad que quedó en manos de Germán Herrera. El resto del equipo que paró Paolo Montero fue el mismo que el del pasado fin de semana, y a la luz del rendimiento, el Canalla no mostró mejoras ante un rival flojo.

Porque Quilmes pelea por no descender y así y todo se las arregló para complicar al auriazul de contra y con picantes centros que nunca encontraron al receptor adecuado. Mientras tanto a la visita nuevamente le costaba agarrar la manija del partido precisamente porque carecía de un generador.

El primer tiempo se diluyó sin grandes emociones y en cambio el complemento mostró otra actitud de parte de ambos conjuntos. Arrancó mejor Central jugando bien arriba, pero el cervecero emparejó y pudo ponerse en ventaja en un par de ocasiones.

Sin embargo no las aprovechó y lo pagó caro, porque en el cuarto final de hora los de Montero se fueron con todo a buscar el desnivel. Ingresaron Camacho, Teo y Colman, y sería el primero quien conectaría de cabeza tras un tiro de esquina a pocos minutos del final.

No hubo tiempo para más y el Canalla sumó tres puntos muy valiosos. Sin embargo el rendimiento sigue siendo muy preocupante.