VíaRosario

Lo tildan de "fiestero" pero en su estadía en la ciudad no ha tenido suerte.

Brian Sarmiento se encuentra bajo la lupa de la opinión pública por su fama de “fiestero”, sin embargo reconoció que en Rosario lo rebotan de los locales nocturnos.

Fui dos veces a un boliche y no me dejaron entrar”, disparó el volante en su defensa al sentirse criticado por parte de la hinchada leprosa por su rendimiento en el club. Y agregó: “Si hasta me hice un gimnasio en mi casa, y eso que al gimnasio lo odio, así que mi vieja no lo puede creer”.

Sin el cassette puesto, el refuerzo “rojinegro” argumentó: “Falcioni dijo que él sabía todo lo que hacía y es cierto. Los lunes iba a Damas Gratis y los martes a un barcito, pero jugué seis meses en Banfield, nos clasificamos a la Libertadores y no me lesioné nunca“.

Con respecto a la situación económica que atraviesa el club sostuvo: “Voy a pensar más en mí y no tanto en los demás. No voy a pensar si los pibes de la pensión no tienen un colchón o si las chicas de patín no tienen chapas en el techo y les llueve, porque si sos buena onda te critican o si vas al palco a cantar también te critican“.