VíaRosario

"¿Quieren castigarme por querer trabajar después de siete meses de incumplimiento?", cuestionó el volante.

Salió a la luz la dura carta con la que Joel Amoroso pidió la libertad de acción para irse de Newell’s por falta de pago. El juez Fabián Bellizia, que maneja los hilos económicos del club, presentó una pedida cautelar para frenar este pedido. El lunes se resolvería la cuestión.

“Soy un trabajador que tiene la esperanza de que el fútbol argentino esté decidido a cambiar y a dejar de proteger a los malos de la película”, comienza diciendo la misiva.

“A ver si lo entienden: cómo y dónde creen que estaría yo si Newell’s me hubiese pagado en tiempo y en forma? Estaría en Newell’s, ejerciendo mi profesión. Si mi realidad hoy no es esa, no tiene que ver conmigo. Tiene que ver con aquellos que ejercen prácticas que el fútbol argentino, según el discurso oficial, pretende dejar atrás”, continúa.

“De verdad alguien puede castigarme por pretender trabajar, luego de 7 meses de incumplimiento? Y lo que es peor: alguien puede avalar y proteger a quienes buscan negarle la libertad para trabajar a un jugador damnificado por el tipo de dirigencia que destruyó al fútbol argentino?”, cuestiona.

“Esto no es un capricho. Esto de trata de ser o no ser serios. De si se ratifica con hechos lo que se dice por un micrófono a la hora de hablar sobre el nuevo fútbol argentino. Yo hoy necesito que los que proclaman nuevas reglas y nuevas conductas, no se pongan del lado de los que quieren volver al pasado”, señala.

“Yo no estoy acá, hablando con ustedes, por haber hecho algo mal. Estoy en una situación de presión absoluta por ser un trabajador que quiere dejar de estar sometido por gente que no hizo ni hace bien las cosas. Ser futbolista es un trabajo digno. Yo quiero dignidad. Quiero alejarme de los que no cumplieron y quiero trabajar en un club cumplidor. No me pueden negar esa posibilidad. (…) Si alguien desobedece las reglas, que se haga cargo. Yo necesito trabajar”, concluye.

El volante aseguró que lleva siete meses sin cobrar y los últimos cheques que le fueron entregados antes del inicio de la Superliga no tenían fondos y rebotaron. Extraoficialmente se decía que el tribunal de disciplina de AFA ya tenía resuelto expedirse en favor de la libertad de acción del jugador, pero todo quedó en stand by por la presentación de Bellizia.

Su cautelar de “no innovar” rige hasta el lunes, fecha en la que está prevista una reunión para determinar cuál es la deuda del club con el jugador y para que se presenten las constancias de pago, algo que hoy parece imposible.