VíaRosario

La mujer vive en la casa que el joven supuestamente trató de incendiar junto a un amigo con bombas molotov.

Poco después del arresto del hijastro del suboficial Pablo Cejas por intentar incendiar una vivienda de barrio Yapeyú, la dueña de la casa aseguró que al policía lo mataron porque el joven de 21 años “estaba en todas y él saltaba a defenderlo”.

“Cejas hacía justicia por sus propias manos”, sostuvo la vecina, quien agregó que Lucas S. había estado merodeando el lugar antes de ser detenido e incluso arrojó piedras mientras sus hijas de 10 y 13 años estaban solas en el interior del inmueble.

Durante una entrevista con la emisora Aire de Santa Fe, Carina admitió un conflicto entre ambos muchachos, pero negó cualquier vínculo con el homicidio del policía en la capital provincial. Sobre su hijo, aclaró: “Se metió en la droga pero yo lo saqué y lo mandé a vivir a Río Negro hace 5 meses“.

Con respecto al desenlace del uniformado de 45 años una semana atrás en la zona donde vive, la mujer opinó: “A Cejas no lo mataron los policías o los narcos, lo mataron los mismos pibes del barrio”.