VíaRosario

Un peritaje pedido por la fiscal dio positivo y coincide con la defensa de la suboficial imputada.

A casi un mes de la muerte de un joven de 21 años acusado de entrar a robar a la casa de una suboficial de policía rosarina, un peritaje sobre el cuerpo del presunto delincuente confirmó que había disparado un arma la noche en que fue muerto a balazos.

Según informó el Ministerio de Seguridad provincial, el dermotest dio positivo y de esta manera alimentó el relato de la mujer imputada por exceso en la legítima defensa, quien permanece con prisión domiciliaria sin plazo en el marco de la causa judicial.

La medida probatoria pedida por la fiscal Georgina Pairola se llevó a cabo en el flamante laboratorio de la Policía de Investigaciones (PDI), donde se utilizó un microscopio electrónico de barrido para analizar las muestras recogidas el día del homicidio.

De acuerdo al testimonio de Emilce H., el muchacho identificado como Gastón Marcelo Bustamante había ingresado a su casa en Riobamba al 3900 y ambos habían intercambiado disparos una vez que logró echarlo del lugar.