VíaRosario

Ricardo Astudillo había postergado la presentación ante el juez Vera Barros por problemas de salud.

Se presentó ante la Justicia, Ricardo Astudillo, el último de los detenidos que faltaba declarar en la causa por las facturas truchas. Tras dar su versión de los hechos, quedó detenido.

Astudillo demoró su presentación por razones de salud, pero este martes concurrió a los Tribunales Federales y declaró ante el juez federal Carlos Vera Barros. Se trata del sexto imputado del grupo que cayó tras los 35 allanamientos de Afip, y trascendió que su situación es muy complicada.

Este comerciante está acusado de coordinar y administrar los recursos humanos, materiales y técnicos para crear las empresas fantasmas que supuestamente emitían facturas electrónicas y manuales.

Las mismas fueron adquiridas por 6.500 empresas nacionales, de las cuales 2.200 operan en la ciudad. El objetivo era evadir impuestos, originándole al fisco pérdidas por $2.500 millones.

Luego de su testimonio, Vera Barros –que había levantado la feria judicial para continuar con la investigación- le dictó la prisión preventiva.