VíaRosario

En una de las plantas inspeccionadas incluso le impidieron el acceso al personal de control del Estado.

La Subsecretaría de Control Comercial Agropecuario (Succa) del Ministerio de Agroindustria de la Nación suspendió matrículas y clausuró establecimientos molineros en ciudades de las provincias de Santa Fe y Buenos Aires, se informó este lunes.

En un operativo conjunto de fiscalizadores del área metropolitana y de la delegación de Rosario, se suspendió la matrícula de un molino de harina de trigo de Rosario, en principio por haber impedido al personal de la Succa el acceso para realizar las tareas de control, informó la cartera agroindustrial.

Producto de tareas de inteligencia realizadas por la Oficina de Gestión de la información, se descubrió el accionar irregular y se clausuró un molino de harina de maíz que operaba dentro otro de harina de trigo sin matrícula habilitante en esa ciudad santafesina.

También se sancionó en Arroyo Seco, localidad de la misma provincia, a una importante planta de acopio por hacer molienda de trigo en plantas de terceros, en las que no tenía habilitación.

Además, se clausuró en Bombal, Santa Fe, un molino que opera en el mercado desde 2014, tras detectar que operaba sin haber colocado controlador fiscal de molienda reglamentario.

Por su parte, en Bahía Blanca, provincia de Buenos Aires, se encontraron serias inconsistencias entre el stock de trigo cubicado en planta, los libros de movimientos y existencias de mercadería de la planta en una de las firmas más grandes de la ciudad.

El hecho motivó la clausura del establecimiento y la puesta bajo interdicción de más de 7.000 toneladas del cereal.

“Las acciones realizadas por esta Subsecretaría tienen el objetivo de retomar el control de la competencia de sectores industriales y comerciales que necesitan reglas de juego más claras para que la concurrencia de los distintos actores al mercado sea más fluida y leal”, concluyó el comunicado de Agroindustria.