VíaRosario

En los allanamientos se detuvo a cinco personas y se secuestró una gran cantidad de dinero que servirá para costear parte de lo evadido.

Al menos 2.200 comercios y empresas rosarinas adquirieron facturas truchas de la banda desbaratada este miércoles en un operativo de la Afip. Son cinco los detenidos tras los múltiples allanamientos realizados.

El titular regional de la Afip, Carlos Vaudagna, brindó una conferencia de prensa en la que ofreció detalles del operativo que llevó varios meses de investigación a cargo de la Fiscalía Federal N° 3 dirigida por Dr. Guillermo Reynares Solari. Quien ordenó los allanamientos fue el juez el juez federal Carlos Vera Barros.

“Se trata de una asociación ilícita conformada por más de 72 empresas, con más de 80 integrantes que cumplían distintos roles dentro de la organización”, dijo Vaudagna. Operaban vendiendo facturas truchas, pero lo que les dio la pauta de que se trataba de algo mayor fue el hallazgo de facturas electrónicas apócrifas.

“Corroboramos que estas facturas electrónicas fueron usadas masivamente, ocasionando un perjuicio al Estado de $2.500 M sólo de capital”, sostuvo y agregó que también usaban tickets fiscales y facturas de papel (talonarios), que sólo pueden utilizarse si se corta la luz.

Se constató que la red operaba a nivel nacional y que al menos 6500 firmas compraron sus facturas truchas en todo el país. De ellas, 2200 son rosarinas.

“El objetivo no era sólo desbaratar a la banda, sino también buscar la forma de que estas empresas paguen lo que le deben al Estado con intereses”, explicó Vaudagna. En este sentido, se inhibió los bienes de los involucrados y se secuestraron $750 mil, cientos de miles de dólares en efectivos y cheques por un valor significativo que permitirán costear parte de la deuda.