VíaRosario

La institución, ubicada en Catamarca al 1200, le debe dinero a empleados desde hace 16 años. 

La Asociación Cristiana de Jóvenes de Rosario mantiene una deuda con empleados que lleva 16 años. La institución debe cancelarla para no complicar su situación ante la Justicia.

En el 2001, la Asociación Cristiana de Jóvenes presentó su propia quiebra en los tribunales provinciales para evitar el remate de su sede ubicada en Catamarca 1247 debido a deudas con la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) por retención de aportes jubilatorios, con el gremio Utedyc y también con los trabajadores.

Con el paso de los años, la asociación no canceló el dinero con los empleados y por ende el juez en lo civil y comercial Néstor García intimó a la entidad a pagar esas acreencias pero tampoco se cumplió con la solicitud del magistrado.

Lo cierto es que el caso quedó en la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial. Si la entidad no le paga a los empleados, podría verse complicada ante la Justicia.